Medusas

Proyectos de investigación sobre medusas en el ICM

CuboMed y JellyRisk: proyectos pioneros para el avace del conocimiento sobre las medusas

Las costas del Mediterráneo están enfrentando aumentos de las proliferaciones de medusas como consecuencia de una amplia variedad de actividades humanas incluyendo transporte marítimo, explotación de recursos biológicos, descargas, junto con el impacto global del cambio climático. Las proliferaciones de medusas representan una creciente amenaza para las actividades humanas y costeras (principalmente ocio y acuicultura). Cada verano, 2 millones de bañistas se ven afectados por las picadas de medusas, lo que se traduce en un alto costo para los servicios de salud nacionales debido a los tratamientos básicos de primeros auxilios. Además, la situación ha empeorado en los últimos años debido a la aparición de nuevas y más dañinas variaciones.

En la actualidad (2013) en el ICM hay 2 proyectos activos sobre medusas

Proyecto MED-JellyRisk

MED-JELLYRISK es el primer proyecto que integra países de la cuenca Mediterránea que tiene por objetivo la evaluación socio-económica de los impactos de las proliferaciones de medusas y la implementación de medidas de mitigación. El proyecto persigue integrar los estudios sobre medusas a nivel de 10 Zonas Costeras Marinas (ZCMs) en el Mediterráneo central y occidental. El Consorcio MED-JELLYRISK incluye 5 miembros de Italia, Malta, España y Túnez e integra además 31 miembros asociados (Cuerpos Gubernamentales, Agencias Regionales de Agua, SMEs, Áreas Marinas protegidas, Organizaciones de Salud y Hospitales – con responsabilidades en el manejo de Áreas Marinas Costeras – del Mediterráneo Oriental y del Mar Adriático del Norte) que aseguran un efecto multiplicador geográfico, extendiendo con esto el valor de los resultados obtenidos del proyecto más allá del consorcio y de los límites territoriales del programa. El objetivo estratégico es la promoción de metodologías conjuntas. En particular, el proyecto promoverá la implementación de la evaluación de riesgos, la prevención y la mitigación de los impactos negativos que resultan de las proliferaciones de medusas en las 10 Zonas Marinas Costeras. El proyecto MED_JELLYRISK está implementado bajo el Programa ENPI CBC de la cuenca Mediterránea (www.enpicbcmed.eu). El presupuesto total es de 2,6 millones de euros y está financiado en 2,33 millones de euros por la Unión Europea a través del instrumento IEVA CT Cuenca Mediterránea. EL programa tiene por objetivo el refuerzo de la cooperación entre la Unión Europea y países alrededor del Mediterráneo. Para más información, puede ir a la web del proyecto: http://jellyrisk.eu

header_image_with_logo

Trabajo en equipo fuera y dentro del laboratorio

Los investigadores del ICM que trabajan en medusas, trabajan en el mar y en el laboratorio.

Sus muestreos periódicos en búsqueda de medusas se llevan a acabo desde pequeñas barcas o desde la playa.

En la zona de acuarios del ICM mantienen las medusas y estudian su ciclo de vida y todos los estadios.

P1000475-peq
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
¿Por qué hay tantas medusas? Algunas hipótesis

Las medusas tienen unos periodos de aparición estacional en el plancton y su abundancia varía bastante de un año a otro, dependiendo de las condiciones ambientales. En el Mediterráneo, el periodo de máxima abundancia de medusas se sitúa entre inicios de primavera hasta finales de verano. El resto del año hay muy pocos individuos y la mayoría de especies aguardan en forma de pólipos en el fondo del mar o en forma de huevos de resistencia en el plancton. Estos últimos, no se desarrollan, y esperan a que se produzca un aumento de temperatura del agua de mar que acontece a inicios de primavera.

A lo largo de la plataforma continental catalana, las poblaciones más densas de medusas se producen a unas 10 a 20 millas de la costa, en mar abierto. Las medusas de concentran en una zona especialmente rica en zooplancton situada en el límite de la plataforma continental. En esta zona acontecen unas peculiares condiciones hidrográficas (lo que se conoce como un frente de densidad) que favorecen que se origine y se mantenga una importante producción biológica. Aquí existe una elevada concentración en fitoplancton y zooplancton, que favorece que las medusas encuentren suficientes presas como para crecer, reproducirse y generar poblaciones de muchos individuos.

Los densos enjambres de medusas que se encuentran algo alejados de la costa pueden ser arrastrados hacia las playas por las corrientes superficiales generadas por los vientos de mar a tierra. Si el agua costera tiene una temperatura (y por tanto una densidad) distinta a la de mar abierto, las corrientes superficiales encuentran grandes dificultades en arrastrar los enjambres de medusas hacia la costa. Pero cuando las aguas presentan una temperatura muy similar, las corrientes las arrastran en pocos días. Así, los factores climáticos que influyan en que el agua costera sea más cálida a principios de primavera, serán una causa indirecta, pero importante, en la llegada de grandes cantidades de medusas hacia las playas. Uno de los factores climáticos que se pueden mencionar son los inviernos suaves y cortos que darán lugar a una menor emisión al mar de agua dulce y fría. Otro factor que debería considerarse, aunque requiere estudios más detallados, es el progresivo calentamiento climático global que parece podría dar lugar, también, a inviernos más suaves y más cortos.

Aunque los factores climáticos parece que tienen un papel importante para explicar las legadas de gran cantidad de zooplancton gelatinoso como las medusas hacia las playas mediterráneas, hay que considerar también otras causas. Una de las más defendidas por algunos científicos es la disminución drástica de los grandes depredadores de medusas. Desde hace tiempo se conoce que las tortugas y algunos peces como los atunes, se alimentan de todo tipo de zooplancton gelatinoso. Las poblaciones de estos organismos se han visto reducidas enormemente en las costas mediterráneas debido a su pesca indiscriminada. Otros organismos que se alimentan de medusas son las aves marinas, pero su incidencia es menor que la de los mencionados anteriormente y, además, actúan más cerca de la costa. Las medusas ejercen de forma natural un control sobre la densidad de sus poblaciones debido a que no es extraño el canibalismo cuando les falta otro tipo de presas para su alimentación. Pero, aparentemente, en las zonas de máxima abundancia de medusas en el Mediterráneo, hay suficiente zooplancton como para no limitar, en algunos periodos del año, el desarrollo de densas poblaciones de medusas.

medusasfondo

¿Sabes qué hacer si te pican?

El veneno

Aunque los pescadores conocen desde antaño el efecto urticante de las medusas, el contacto más habitual con el hombre se produce cuando estas llegan a nuestras costas. La gran mayoría de medusas que se observan cerca de la playa están prácticamente sin vida y algunas se hallan en un avanzado proceso de descomposición. Ello no evita que puedan ser igualmente peligrosas para los bañistas ya que los distintos trozos del cuerpo de las medusas, especialmente los tentáculos, aún conservan gran parte de su poder urticante.
Las células urticantes o cnidocistos, permanecen activas largo tiempo hasta que no evacuan su veneno. Las células se pueden activar por contacto con un objeto extraño, como es el cuerpo humano, o por cambios bruscos de temperatura o densidad (por ejemplo, en agua salobre o dulce). Aunque el veneno que contienen los cnidocistos es uno de los más potentes de los conocidos en la naturaleza, muy pocas picadas de medusas tienen consecuencias fatales para el hombre. Desde un punto de vista técnico, la mayor parte de las medusas tienen un componente común del tipo citolisina pero, que está acompañado de otros componentes que lo hace diferente para cada especie. Toda la potencia de la picadura se consigue gracias a la actuación conjunta de los distintos componentes del veneno.

¿Cómo actuar?

Salir del agua.

No rascarse ni frotar la zona afectada. No utilizar toallas o arena para limpiar la herida.

No utilizar amoniaco, ni soluciones de vinagre, ni alcohol.

Si quedan adheridos a la piel restos de tentáculos, será necesario retirarlos utilizando pinzas, guantes o el borde de una tarjeta de crédito para evitar el contacto con los mismos.

Lavar la herida con agua de mar. No utilizar nunca agua dulce (por tanto, no hay que ducharse con agua corriente), ya que el cambio osmótico activaría los cnidocistos que pudiesen quedar en la piel, lo que aumentaría la cantidad de veneno inoculada.

Colocar frío sobre la zona afectada durante 10-15 minutos. Para ello se utilizan bolsas de hielo bien cerradas para evitar el contacto de la herida con el agua dulce. Nunca se debe colocar el hielo directamente sobre la piel.

Si el picor no disminuye, se puede repetir esta operación en períodos de 10-15 minutos con intervalos de descanso de 5 minutos.

Para evitar la infección de la herida se aconseja la aplicación sobre la piel de un antiséptico (por ejemplo alcohol yodado), 3 veces al día durante las siguientes 48 horas. Se puede mantener el tratamiento hasta que cicatrice la herida.

Es necesario acudir a un doctor puesto que la picadura de esta especie puede producir un choque anafiláctico

ATENCIÓN: las personas que han sido picadas una vez, estan sensibilizadas y una segunda picadura puede producir una reacción más severa.

SI ES POSIBLE: Intentar identificar la especie de medusa que ha ocasionado la picadura porque si la identificación es satisfactoria los siguientes tratamientos médicos pueden aplicarse para desactivar los cnidocistos.

  • Para Pelagia noctiluca , una solución saturada de sulfato de magnesio en una solución de cloruro sódico en la proporción 3.5 gr/100 ml.
  • Para Chrysaora hysoscella , una solución acuosa concentrada 1:1 de bicarbonato sódico.
  • Para Rhizostoma pulmo y Cotylorhiza tuberculata, una solución saturada de sulfato magnésico en una solución de cloruro sódico en la proporción 3.5 gr/100 ml o una solución acuosa concentrada 1:1 de bicarbonato sódico.
  • Para Physalia physalis, vinagre (ácido acético al 4-6 %).

A TENER EN CUENTA: el mejor remedio cuando se observan medusas, u organismos similares, cerca de la playa, es evitar el baño y procurar no tumbarse en la arena cercana al rompiente de las olas. Aunque las medusas pueden evitarse nadando, hay que pensar que el agua está llena de pequeños trozos de tentáculos desprendidos de las medusas, que son tan dañinos como las medusas y son prácticamente imposibles de ver a simple vista.

¿Quieres colaborar con la investigación? ¡Contamos con tu ayuda!

Durante todo el año, y más durante la temporada de baño, los científicos realizan el seguimiento de la presencia de medusas a las playas, pero el mar es muy grande y ellos no pueden estar a todos los lugares cada día del año, como les gustaría: ¡por esto tu ayuda es importante!

¡Entra en nuestro portal y colabora con la investigación! www.observadoresdelmar.es – Proyecto Alerta Medusas

mapa obs medusas

Mapa de las observaciones del proyecto Alerta Medusas de Observadores del mar.
Medjelly Aplicación para móvil

¿Hay medusas en la playa hoy?

App disponible para Iphone y Android

Descargala gratuitamente en Google Play

jellyfish app

¿Quieres jugar?

Medusa. Un juego creado por los investigadores, para saber más sobre el mar y sus habitantes.

La estrategia del juego se centra en un conjunto de preguntas a las que hay que ir respondiendo hasta alcanzar la casilla final de un circuito. Para llegar al final y ganar el juego hay que responder con acierto un conjunto de preguntas. De las respuestas fallidas se conseguirá aprender un poco o mucho más sobre los océanos y de todas las disciplinas que estén relacionadas con los mismos.

El juego consta de tres clases de preguntas para jóvenes y adultos. Dos son preguntas sobre cualquier tema relacionado con los océanos pero de dificultad variada. Otro grupo de preguntas se refiere a aspectos relacionados con las medusas y los organismos gelatinosos. El cuarto grupo de preguntas está dirigido a niños y se basan en aspectos que surgen de la observación de fotografías con motivos muy diversos y también relacionados con los mares y océanos y con la vida que hay en ellos.

El juego está disponible desde la página web dónde podrás obtener tanto el tablero como las normas de juego y las preguntas. Se parte de un total de 100 preguntas para cada uno de los conjuntos anteriormente mencionados. Una de las características más importantes de este juego es que las preguntas se irán actualizando cada mes gracias a las contribuciones de las propias personas que visiten la web y muy especialmente de la comunidad científica catalana, española e internacional. Con ello se pretende que con el tiempo, el juego alcance un nivel de información y de contenidos que lo haga cada vez más interesante y al mismo tiempo más instructivo.

http://www.icm.csic.es/bio/medusa/

tablero_juego MEDUSA